Después de Lucía

despues de luciaPatrocinada por Televisa, una película sobre hostigamiento escolar, también llamado bullying, entre estudiantes burgueses, representó al cine mexicano ante la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos y su equivalente en España, “para consideración del Óscar y los Goya”, como reza la leyenda en las copias respectivas.

Lo peor de esa película no es la pésima calidad del sonido, ni que la actriz principal, Tessa Ía, mire a la cámara por lo menos dos veces, ni el error de Alejandra, estudiante de preparatoria que parece inteligente, al permitir que la graben en video con un teléfono celular mientras tiene relaciones sexuales; tampoco es el hecho de que no use las manos para defenderse cuando la obligan a comer pastel de mierda, ni el segundo error (todavía más absurdo) de viajar a Veracruz con los alumnos que la agreden y humillan hasta el colmo de cualquier tolerancia, ni la pasividad inicial de su padre, encarnado por Hernán Mendoza, cuando ella desaparece y él se entera de todo, ni el segundo absurdo (tercer error) de viajar a Puerto Vallarta en vez de regresar al DF o, por lo menos, llamar a papi, que es buena onda, para que no se preocupe ni haga justicia por propia mano, como finalmente sucede.

Hay otras incongruencias en el guión: para justificar los celos de una estudiante y, en consecuencia, su odio, una escena muestra en segundo plano a Alejandra, platicando con su agresor, como si fueran amigos… ¿Y de dónde sacó dinero y ropa limpia para viajar a Puerto Vallarta? ¿Salió del mar y pasó a su cuarto de hotel antes que los demás alumnos? ¡En fin!

Lo peor no es el nombre de Emilio Azcárraga en los créditos, que ya es bastante, ni el imperdonable uso de una canción de Cri-Cri, «La muñeca fea», como fondo musical de los trailers promocionales, sino que la película haya representado a México en la preselección de candidatos al Óscar y al Goya, sin haber ganado ni un estúpido Ariel.

Lo peor es el premio correspondiente a la sección «Una cierta mirada» en el Festival de Cannes, y el Premio Especial del Jurado en el Festival Internacional de Cine de Chicago, y la mención especial en el Festival también Internacional de Cine de San Sebastián, dentro del ciclo «Horizontes Latinos», el año pasado los tres.

Lo peor no es que el actor y director británico Tim Roth, presidente del jurado en Cannes, haya calificado esta película como “una poderosa obra maestra”, ni que dicha exageración sea utilizada como recurso publicitario, sino la influencia de todos sus elogios en la decisión final al respecto. Peor aún es que algunos “críticos” sigan ensalzando esta cinta con la misma influencia y, más todavía, la que ejercen los premios y las menciones…

Mal porque se trata de un postulado irreflexivo. Peor porque, si bien la película tiene méritos que merecen reconocimiento, no es ninguna “obra maestra”, sino cine al estilo de La vida según Attenberg (Grecia, 2010), de Athina Rachel Tsangari, por ejemplo… Los consensos alrededor de títulos como ese, o de alguna rareza pretendidamente “culta”, suelen basarse más en referencias de autoridad que en criterios propios, y entonces la crítica es mal recibida, aunque tenga razón.

Después de Lucía (México, 2012), de Michel Franco, es el tipo de película que seduce a los opinantes con largas tomas de una cámara fija que parece captar el sonido, en este caso, desde un micrófono integrado, como producción casera, demagógicamente aplaudida por las plumas del rebaño.

La trama inconclusa y el supuesto final hacen previsible una segunda parte, así que la crítica también continuará… aunque, pensándolo bien, sería preferible un boicot nacional a Televisa, que ahora se presenta como emisaria “cultural” de México ante el mundo y no es más que un negocio de familia, fabricante de basura como el presidente espurio de la República.

Anuncios

6 comentarios el “Después de Lucía

  1. Cereuceta dice:

    Agradezco honestamente toparme con un comentario, serio y aparentemente fundamentado, que concuerda con mi visión y opinión de la película de Franco. Soy un egresado de realización audiovisual de Guadalajara, durante años analizamos con diferentes eminencias, profesores y meterias un sinnúmero de películas y por lo tanto creo tener “los pelos de la burra en la mano, como para decir que es parda”. Desde que la vi en su semana de estreno en el cine, supe que esas eran dos horas de mi vida que nunca habría de recuperar, y desgraciadamente a más de seis meses reincidí en mi error, sin embargo, ésta vez tomé las medidas pertinentes: Un papel y un lápiz que me ayudaron a contabilizar las unidades narrativas con las que se plantea este drama, y mis resultados fueron los siguientes: La película tiene una duración narrativa de 99 minutos, contiene 112 escenas, 124 planos de los cuales sólo 2 con movimiento de cámara de algún tipo (1 paneo y 1 travel, no existen correcciones de distancia focal o reubicación para personaje), 15 escenas situadas desde arriba de un automóvil, 36 de ellas en exteriores y 88 en interiores (contando las de los automóviles). Errores fundamentales de guión; para ser tan “naturalista” es inverosímil el casting, los personajes de “Puerto Vallarta” hablan con un marcado acento “chilango fresa” y las diferencias de edades entre los compañeros del mismo año escolar es rotunda. Hay que saber discernir entre acciones plausibles y absurdas; aquí lo que pretende ser plausible (relatable, único, memorable, especial, peculiar, etc…) raya en lo absurdo y ridículo. No con estos números digo que el cine lento o con cadencia sea por definición malo; Stalker (Tarkovsky), Following (Nolan), “Solo contra todos” (Noé), son películas con ritmos lentos, semi-lentos y lentísimos, pero con riqueza narrativa, semiótica, fotográfica, técnica e histriónica. En menos palabras, “Después de Lucía” me resulta pretenciosa, tibia, fresa y lo peor: sobrevalorada.

    Alex Cereuceta L.R.A.

    • Ivanrin dice:

      El agradecido soy yo.
      En mi crítica falta mucho por decir, como la diferencia de acentos y edades (buena observación), el amateurismo con que manejan la cámara cuando tiene algún movimiento y el cambio de distancia la desenfoca (falta de cuidado equivalente a la del sonido, que es imperdonable); técnicamente, parece un ejercicio de principiantes, por no hablar del guión.
      Lo peor, insisto, es que intentaran vendernos este bodrio inflado por los “críticos” al servicio del poder como una “obra maestra”.
      La película no representó a México, sino a Televisa en todo caso. Pero me alegra que no haya ganado ni un Ariel: eso significa que no estamos tan mal.
      Saludos.

  2. Rocío dice:

    Esta película para mí es un robo descarado de la película española de nombre BULLYING del año 2009, sólo que en esa el protagonista es hombre. Increíble que digan que Después de Lucía es una gran película, para mí es sólo la peliculita de un tipo que roba ideas y que, aprovechando que está muy alto el nivel de violencia escolar, quiso sacar su versión a la mexicana, pero claro quiere vender su vídeo (perdón, película) como algo novedoso, que al fin sólo es un plagio.

    • Ivanrin dice:

      No he visto la película española que dices, pero tampoco dudo que Franco haya plagiado la idea. Ni el director ni su película son honestos. Ojalá que la actriz deje atrás este mal paso.
      Gracias por el comentario.

  3. Maaco dice:

    ,,,Ok todo esta muy bien (: digo equis con la peli y ese rollo, pero… DATO IMPORTANTE: Cri Cri hizo de las mejores obras y operas mexicanas…

  4. Jose dice:

    El personaje de lucia permitia todo eso porque tenia el autoestima hasta por el subsuelo, por eso hiba a donde sus agresores hiban para no estar sola, tenia un problema emocional, ademas de tener un padre que le ocultaba muchas cosas y le mentia. Tanto la hija como el padre son tal para cual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s